entradas mas populares

lunes, 5 de septiembre de 2011

cobardes

Cada lágrima que derramamos lo demuestra. Somos unos cobardes. Cobardes por llorar ante cualquier problema y cuando ni siquiera problema llega a ser. Nos refugiamos en la angustia y el dolor para así intentar desahogarnos y sentirnos mejor.
Pensar que el mundo es demasiado grande para ti y que todo lo que te rodea y lo que queda por venir te quiere hacer daño. Miedo. Miedo es lo que sentimos antes de enfrentarnos a nada..
¿Y qué es lo que se supone que se debe hacer cuando todo no puede ir peor, cuando lo que más te importa te quiebra el corazón de una forma u otra?..
Lo admito. Soy cobarde. Demasiado. Lo único que quiero es ponerme un muro frente a los demás para así poder evitar que me hagan daño y poder sonreír sin preocupaciones. Eso sería lo simple, pero nada es tan fácil como deseamos.
Y no poder gritar de la rabia, de la angustia, de la preocupación.. Tengo algo que me mata por dentro de una forma que no creí que llegara a ser tan intensa.. Pero si tú supieras por un momento el dolor y la desperación que me causas comportándote como lo haces conmigo..
¿Cómo explicarlo?.. Me tratas como si fuera el universo para ti y a la misma vez fuera cualquier cosa. Es raro. Yo ya no sé lo que es lógico.

Ahora solo me queda apagar la luz y recostarme en mi almohada. Sé que tú los tendrás, pero igualmente: dulces sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario